Bueno, sabe mucho más que una.

 Llegué, en el camino venia pensando en Renoir. (por nada en especial). Estoy en mi cama.
Miro la luz
el silencio
mi silencio
y no.

No, la calma no era artífice de ningún pensamiento preconcebido, titilante, sobre la historia del mundo,
el mundo y yo caminábamos en esos pocos momentos, como si la grieta
o la euforia no fueran aplicables a lo que nos pasaba.

La gente sabe mucho más sobre esto que una,
la gente sufre y tiene picardía,
y se alegra.
Bueno, sabe mucho más que una.